¿Qué debes llevar en el coche en tus viajes de invierno?

Aunque hayamos inspeccionado nuestro coche para el invierno, verificado la previsión del tiempo y el estado de las carreteras o hayamos tenido la precaución de llenar el depósito de combustible, no estamos libres de tener una rotura, un accidente o algún imprevisto que nos obligue a permanecer mucho tiempo dentro del coche esperando una grúa, entre otros. Es indispensable llevar varios elementos en nuestro coche durante estos meses para hacer más soportables estas situaciones tan agotadoras como peligrosas.

Un arrancador para coche

Con el frío del invierno, las baterías de los vehículos sufren más de lo habitual. Una ola de frío puede acabar con una batería en supuesto buen estado, sin previo aviso. Por eso, te encomendamos un arrancador portátil para coche. Es una batería portátil (parecida a la que utilizamos para cargar nuestros teléfonos) a la que se pueden enlazar pinzas, para arrancar hasta 15 o 20 veces un coche con una batería muerta.

Una buena rasqueta

Si nuestro parabrisas se ha quedado tapado por el hielo, es necesario retirarlo antes de arrancar y conducir, ya que no veremos nada a través del cristal. Echar agua caliente sobre el parabrisas para fundir el hielo no es una buena idea: el contraste térmico puede agrietarlo rápidamente.

Lo recomendable es rascar el hielo, y en vez de usar la tarjeta de ese gimnasio al que ya no vas, utilizar una rasqueta de poliestireno. Están diseñadas para sacar el hielo con facilidad, sin rayar el cristal. Su superficie de contacto con el cristal es amplia y ocupan muy poco espacio.

Un botiquín

Todo coche debe tener un sencillo botiquín de primeros auxilios, y de hecho, ciertos coches lo llevan de serie. Este botiquín deber mantenerse en buen estado y revisar la fecha de caducidad de los productos.

Cadenas o neumáticos de invierno

Si vas a conducir por zonas en las que nieva con frecuencia o hace mucho frío, te aconsejamos el uso de neumáticos de invierno, que optimizan el agarre y la tracción en condiciones desfavorables. Si no circulas usualmente por zonas frías, pero viajas puntualmente en invierno, deberías llevar un juego de cadenas en tu vehículo. No sólo es fundamental llevarlas, además hay que saber ponerlas: ¡practica antes de empezar el viaje!

Mantas térmicas

Si te quedas atascado con tu coche en la nieve y se hace de noche, la temperatura puede caer por debajo de los cero grados muy rápidamente. Tu coche (si tienes combustible) tendrá calefacción, pero no podemos certificar que este sea siempre el caso. En caso de emergencia, las mantas térmicas son un excelente compañero para combatir contra la hipotermia. Estas mantas están construidas en un material reflectante que impide que nuestro cuerpo pierda calor. Son muy compactas y servirán para todos los ocupantes del vehículo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies